1. TOMA FRUTA PARA DESAYUNAR
    Las frutas aportan citoquímicos vegetales, también llamados compuestos bioactivos, que previenen numerosas enfermedades como la diabetes, la hipertensión arterial, la obesidad o el cáncer.
  2. PLANIFICA TUS MENÚS
    Así puedes organizar la alimentación en función de la semana que vayas a tener. Si es más estresante, por ejemplo, introduces más hidratos de carbono.
  3. APRENDE A COMPRAR
    Ve con una lista y ten en cuenta las alternativas saludables de alimentación: por ejemplo, pan integral en lugar de pan blanco.
  4. MUÉVETE
    Una serie de abdominales diaria en casa, subir siempre por las escaleras, bajar una parada antes del metro o bus y terminar el trayecto andando. También puedes invertir más tiempo en salud, desplazándote en bici o a pie.
  5. ESTIRA
    Para cinco minutos cada hora para hacer estiramientos. Rotación de cuello, sin levantarnos de la silla, estirar toda la espalda hacia el suelo para notar cómo se destensa.
    Estos gestos también sirven para liberar la mente y volver con más concentración a la actividad.
  6. MEDITA
    Los patrones de enriquecimiento personal han demostrado que son muy saludables mentalmente. Una buena idea sería dedicar 5 minutos a relajarnos y respirar con una música tranquila y luz tenue.
  7. QUIÉRETE Y TE QUERRÁN
    Cuida tu aspecto e imagen. No se trata sólo de moda, estilo o combinación de colores. Se trata de mirarte en el espejo, sentirte bien contigo mismo y quererte un poquito. No solo proyectarás una imagen más segura de ti mismo/a sino que los demás también te mirarán mejor. O, quizás, no te importará tanto.
  8. DESCONECTA
    Apaga el ordenador, el smartphone, la tableta y todos los dispositivos electrónicos una hora antes de irte a la cama. La única máxima durante este rato es la relajación.
Share This