• Descansar

Antes de viajar es importante dormir lo suficiente y estar descansado, de este modo el cuerpo se podrá reponer con mayor facilidad. También debemos intentar acostumbrarnos a los nuevos horarios, por lo que, si viajamos hacia el este, es recomendable irse a dormir más temprano de lo habitual los días previos. En cambio, si viajamos hacía el oeste, es preferible quedarse despierto hasta más tarde de lo normal.

  • Reloj

Cambia la hora de tu reloj con la de destino antes del viaje. De este modo uno ya empieza a mentalizarse para el cambio.

  • Organizar bien el vuelo

En los viajes largos es preferible hacer escala, para que el cuerpo tenga más tiempo para adaptarse a la nueva rutina. Asimismo, es aconsejable coger un vuelo que llegue de día al destino, lo que ayudará a tener más ganas de estar despierto y encajar en el horario de destino.

  • Hidratarse

Beber mucha agua ayuda a tener una recuperación más rápida. Cuando volamos, el ambiente seco y la elevada altitud hacen que el organismo consuma muchos líquidos, por lo que importante estar hidratado. No se recomiendan bebidas gaseosas, alcohol ni café.

  • Levantarse del asiento

Durante un vuelo podemos padecer trombosis venosa profunda (TVP) debido a la altitud. La TVP es la formación de un trombo causado por una circulación lenta de la sangre y puede derivar en enfermedades de gravedad. Esto se puede prevenir simplemente con algo de movimiento, levantándonos del asiento y dando un pequeño paseo por el pasillo del avión. Estirar las piernas servirá para aliviar la tensión y oxigenar el riego sanguíneo.

  • Comidas

Una vez llegados a la nueva zona horaria, se recomienda empezar a comer tres veces diarias, sincronizadas con la hora local.

  • Sol

Es aconsejable estar en el exterior el mayor tiempo posible. Esto es porque el ciclo de luz y oscuridad es un factor importante para los seres humanos.

  • Ejercicio

Moverse y realizar actividades físicas sirve para disparar las endorfinas y sentirnos mejor. Si estiramos los músculos nos quitaremos de encima la rigidez que causa un vuelo largo.

  • Dormir

Intenta dormir las mismas horas que descansarías normalmente. Si se necesita descansar un poco más, una siesta puede ayudar.

Fuente: Topdoctors

Share This