“No hay alimentos buenos o malos sino dietas sanas y equilibradas o no adecuadas”. Por eso mismo, en estas fechas tan señaladas en el calendario, donde la comida es parte protagonista de las reuniones, resulta muy útil más que nunca tener presente algunos consejos que puedan ayudarnos a abordar las comidas navideñas de manera saludable.

La celebración de las navidades se asocia tradicionalmente a comer copiosamente y como es sabido el consumo de alimentos en grandes cantidades provoca, además de la temida ganancia de peso, un sobreesfuerzo del aparato digestivo, que puede suponer secuelas, como es el caso de ardor, acidez, pesadez, flatulencia, hinchazón abdominal y digestiones lentas y en algunos casos indigestión, que puede provocar diarreas, náuseas y vómitos. De hecho, en estas fechas, es frecuente ver los centros médicos saturados como consecuencia de una ingesta excesiva.

Además, los nutrientes necesarios no llegan al organismo de forma adecuada, por lo que se produce un decaimiento, fatiga y cansancio de tal modo que el tono vital disminuye.

Te dejamos un seria de consejos útiles para estos días:

1. No te saltes ninguna comida. Hazlas ligeras (frutas, ensaladas, zumos) de manera que se compensen los excesos. No desayunar es un error, se debería realizar entre cuatro o cinco comidas diarias. Come despacio, masticando bien los alimentos y disfrutando de la conversación.

2.Sírvete raciones equilibradas, acompañados de ensalada y verdura y evita repetir. Las verduras crudas son ricas en enzimas y facilitan la digestión.

3. Hidrátate,  bebe al menos 2 litros de agua al día fuera de las comidas e infusiones.

4. Consume alimentos con grasa insaturada de origen vegetal: aceite de oliva, frutos secos, pescado… y alimentos con fibra para ayudar a tu organismo.

5. Tomar alcohol con moderación, pues contiene las mismas calorías que la grasa.

6. Procura tomar dulces que tienen una proporción considerable de frutos secos, como es el caso del turrón, con un porcentaje mínimo de un 60% de almendra.

7. No olvides que la actividad física ayuda a mejorar la digestión. Intenta caminar como mínimo una hora al día.

Share This