Con la llegada del nuevo año vuelve el listado de  propósitos para este próximo año 2020. Gran parte de dichos propósitos, suelen estar relacionados con el cuidado de nuestra salud. ¿Sabes cuáles son los propósitos de salud más habituales para el nuevo año?

Una parte de nuestros propósitos para este comienzo de año, consiste en cambiar y mejorar los hábitos que llevamos arrastrando durante meses o algunos con los que llevamos conviviendo largas temporadas. Los más comunes son:

DEJAR EL TABACO

El propósito estrella de gran parte de los fumadores es dejar el tabaco. Es muy habitual que dicho propósito se quede a mitad de camino puesto que cuando se vuelve a la rutina suele volver a surgir el estrés.  Para dejarlo completamente, requiere de una gran fuerza de voluntad y perseverancia. Acudir a un especialista puede resultar esencial, ya que nos puede preparar un plan a nuestra medida, adaptándolo para seguir con el uso de productos sustitutivos como el cigarrillo electrónico o los parches/chicles de nicotina o algún otro tipo de terapia.

CAMBIAR EL ESTILO DE VIDA

Otro de los propósitos más comunes es eliminar el sedentarismo de nuestro estilo de vida, intentar cambiar nuestros hábitos a unos más activos, sustituir horas de televisión u ordenador por salir a pasear, o cambiar el coche o la moto por la bicicleta en nuestro día a día en las situaciones que sea posible.

Estas navidades, podemos cambiar el sofá por divertidas actividades en la nieve, porque practicar deportes de invierno es un plan ideal para evitar quedarse en el sofá.

DESCANSAR BIEN

Para empezar el año con fuerzas, es esencial mantener unas horas mínimas de descanso, se recomienda dormir sobre las 7-8 horas diarias. Con esto, aparte de ayudarnos a sentirnos con más energía durante el día a día, aumentará nuestra productividad y reducirá nuestros riesgos a sufrir alguna enfermedad.

HACER EJERCICIO

Otro de los propósitos de salud más típicos es la de hacer deporte durante el nuevo año. No es necesario apuntarse al gimnasio e ir todos los días, pero sí planificar un programa de ejercicios para realizar en casa. Otra de las opciones es encontrar un deporte con el que puedas disfrutar. Crear una rutina de entrenamiento nos permitirá mantener de forma más fácil la realización de la actividad física. Entre los beneficios del ejercicio físico se encuentra la prevención de enfermedades de tipo cardiovascular, prevención de la diabetes, sobrepeso y la artrosis… Además, nos ayuda a mantener una mente sana, ya que el ejercicio ayuda a conseguir una mayor fortaleza mental gracias a la superación y el bienestar que se consigue con ello.

 

Share This