1. Según el tipo de viaje que hagamos, corremos el riesgo de contraer algunas enfermedades, “lo más aconsejable es, dos meses antes del viaje, consultar en los organismos sanitarios correspondientes qué pautas debemos seguir según nuestro destino”. Y si padecemos alguna enfermedad, “es aconsejable acudir al médico antes para obtener recomendaciones específicas, así como las recetas médicas que podamos necesitar”.

2. Aunque el calor, el sol y los climas húmedos pueden provocar alteraciones a todo el mundo, si sufrimos alguna enfermedad debemos vigilar especialmente el riesgo de deshidratación y averiguar posibles efectos secundarios de los medicamentos que tomemos en caso de temperaturas elevadas. También es importante conservarlos en un lugar adecuado ya que el calor y la humedad podrían alterarlos.

3. Existen países a los cuales se recomienda no viajar por motivos de salud. Para conocer cuáles son o bien informarse sobre el acceso al sistema sanitario del país donde vayamos a viajar, debemos consultar la información del Ministerio de Salud en Sanidad Exterior.

4. No se recomienda viajar a países con transmisión activa del virus Zika. Si aún así se visita Brasil u otras zonas de América Latina, el sureste asiático o las islas del Pacífico, hay que evitar a toda costa las picaduras de mosquito. Debemos mantenernos dentro de estancias con aire acondicionado y pantallas en las ventanas.Y, al dormir, cubrir la cama con una red antimosquitos hasta el suelo. Los repelentesantimosquitos que usemos debemos comprarlos en farmacias y si los aplicamos en niños, debemos leer atentamente las indicaciones. A la vuelta del viaje, conviene no relajarse. “Se deben usar repelentes y otras medidas para evitar picaduras durante tres semanas más como mínimo”, puntualiza la Dra. Usoz.

5. Si viajamos a otros países exóticos, no es necesario realizarse un chequeo a la vuelta. Pero, si por algún motivo acudimos a un médico, tenemos que decirle que hemos estado en un país tropical. Muy especialmente, si nos ha picado o mordido algún animal.

 

6. La dieta también es importante. La comida debe estar bien cocinada (sobre todo la carne, el pescado y los huevos), y a ser posible evitar comer alimentos a temperatura ambiente o procedentes de vendedores callejeros. La fruta y la verdura han de estar bien lavadas y peladas, preferentemente por nosotros mismos, y si consumimos lácteos, que sean pasteurizados.

7. El agua es otro aspecto importante cuando viajamos fuera, especialmente en países exóticos o en zonas en vías de desarrollo. “No se recomienda consumir agua del grifo ni procedente de manantial, así como tampoco zumos o hielo elaborados a partir de este tipo de agua”, señala la especialista.

8. ¿Viajas con niños pequeños o con ancianos? Debemos  tener especial precaución con sus comidas, bebidas, protección solar y picaduras. También hay que prestar especial atención al calor y a la deshidratación.

9. Independientemente del destino, hay una serie de medicamentos que no podemos olvidar. Según la Dra. Usoz, el botiquín de viaje debe tener: analgésicos y antiinflamatorios, antihistamínicos orales, corticoides tópicos de baja potencia, antidiarreicos, antiácidos, repelente para insectos, pastillas contra el mareo y tiritas.

10. Si tomamos medicación, debemos llevarla con nosotros durante el viaje, pero cuidado: es mejor no guardarla en la maleta, pues ésta puede perderse.

Visto en https://www.miarevista.es

Share This