1. Caminar: lo mejor que puede hacer una persona mayor es estar activa y andar 3 ó 4 días a la semana unos 40 minutos es un ejercicio muy saludable y recomendable en la tercera edad ya que, por una parte, el riesgo de lesionarse es bajísimo y por otra, es bueno para la salud, mejora la densidad ósea, combate el sobre peso y los problemas cardiovasculares y nos mantiene en forma.
  2. Ejercicio en el agua: la natación, el aquagym, los estiramientos dentro de la piscina… todo es bueno. Fortalece mucho los músculos del cuerpo, quema calorías, nos hace descansar mejor por las noches ya que ejercitamos gran parte de nuestro cuerpo y estamos más cansados. Además, las articulaciones no se resienten dentro del agua y tenemos menos riesgo de lesiones.
  3. El Yoga, Tai chi, pilates, etc.: al tratarse de movimientos suaves y lentos son ideales para la tercera edad. Fortalece las articulaciones, tonifica el cuerpo y evita la pérdida de masa muscular y como son ejercicios también mentales ayudan a ralentizar el deterioro cognitivo. Además, aumentan la oxigenación en nuestros pulmones y nos enseñan a respirar de forma más profunda.
  4. El baile: ya hemos hablado en otras ocasiones de él porque los beneficios que nos aporta a las personas mayores son infinitos. Es bueno tanto para nuestro cuerpo como para nuestra mente, ya que además de hacernos estar en forma y fortalecer nuestros músculos, también ejercitamos constantemente nuestro cerebro. Saber bailar bien implica memorizar los pasos que debemos seguir y lo bueno es que lo hacemos casi sin darnos cuenta. El baile es una actividad que nos permite también sociabilizar con los demás ya que se suele practicar en grupo, ¡así que todo son ventajas!
Share This