La época otoñal es una de las temporadas más importantes a la hora del cuidado personal. Las variaciones de temperatura como el descenso del ejercicio físico conllevan que nos volvamos más vulnerables a enfermar. Os vamos a presentar una serie de consejos que debemos tener en cuenta.

 

Atentos a los cambios de temperatura

Las variaciones de temperatura son muy habituales en esta época del año, es común levantarse por la mañana con diez grados y que por la tarde estemos cerca de los veinte.

A la hora de salir de casa debemos vestirnos con ropa que nos proteja del frío al igual que no nos moleste si la temperatura asciende. No es necesario utilizar prendas que nos hagan sudar en exceso, ya que esa deshidratación puede convertirse en un problema si no la controlamos.

La temperatura de nuestro hogar es algo que debemos mantener estable, ya que muchos descuidamos la ropa de estar en casa, manteniendo la de verano. Por este motivo indicamos que mientras la temperatura exterior sea estable, combatamos el descenso de las mismas con aumento de ropa, evitando el consumo de calefacción. Si llegamos a un punto o nuestro hogar es muy frio, debemos configurar el termostato a una temperatura de 21 grados y programarlo para que solo la calefacción este activada en las horas más frías del día y de la noche.

Tener una especial atención en los cuidados médicos

Es muy recomendable que a partir de los 65 años nos acojamos al programa de vacunación contra la gripe, ya que este virus afecta de forma muy habitual en esta época, además de ser muy con contagiosa. Es recomendable pedir cita con nuestro médico para que nos informe de las campañas de vacunación disponibles en nuestra comunidad. Por ejemplo, en la comunidad de Madrid, la campaña de vacunación contra la gripe empieza el 22 de febrero.

La alimentación, nuestro gran aliada en otoño

Nuestro cuerpo puede verse beneficiado si consumimos una serie de alimentos que nos ayudarán a afrontar esta época tan cambiante. La necesidad de estar protegidos contra la gripe también se consigue a través del consumo de alimentos ricos en vitamina C, como pueden ser los cítricos. Añadir más consumo de zumos de frutas es una buena manera para que los niños de la casa y los no tan niños obtengan el aporte vitamínico necesario para afrontar el otoño.

Otra de las variaciones que se deben hacer en nuestra dieta, es la inclusión de alimentos calientes que regulen la temperatura de nuestro cuerpo, ya sean caldos, cocidos o potajes. Y no podemos olvidar que no solo estos preparados calientes se deben utilizar en las comidas, recomendamos que se aumente el consumo de infusiones que favorezcan igualmente a las funciones de nuestro cuerpo según nuestra necesidad.

Otoño, de las mejores fechas para ponerse en forma

Las temperaturas son idóneas para poder realizar ejercicio al aire libre. Aún teniendo cada día que pasa menos luz del sol, esto no nos impide disfrutar tardes con temperaturas perfectas para que los niños, adultos y mayores practiquen algún tipo de actividad física en el exterior. Los beneficios que nos aporta el ejercicio físico son importantes, ya que fortalecen nuestro sistema inmunológico y previenen la ansiedad, depresión o insomnio.

Organizar horarios correctamente para estar llenos de energia

Poco a poco la luz del día tiene menos duración, además, llevamos la rutina del verano, donde los horarios han sido algo más aleatorios que el resto del año. Nuestro nos demanda unas horas de descanso mínimas que van variando dependiendo de la edad. Para tener una salud de hierro debemos planificar un horario que respete las horas de sueño y de comida, ya que nuestro organismo funcionará de forma más saludable si tenemos unas rutinas diarias.

Madre e hija jugando en un bosque en otoño

Madre e hija jugando en un bosque en otoño

Aún teniendo presentes estos consejos para tener una buena salud en otoño, siempre debemos estar protegidos. Desde Mutual Sanitaria Nacional recomendamos que toda protección es poca para estar cubiertos ante las vicisitudes que pueden aparecer.

Share This