La Navidad puede cambiar tu rutina del día a día, incluyendo la práctica diaria de deporte y ejercicio físico. Si a ello sumamos que las fechas navideñas son las principales causantes del aumento de peso gracias a las numerosas  comidas, cenas y, en general, a las consecuencias del ambiente festivo.

El deporte en Navidad ¡Existe! Tan solo tienes que estar preparad@ para que el espíritu navideño no se lo lleve consigo.

Mentalízate de que ha llegado la Navidad

Hagas deporte o no, debes de mentalizarte de la llegada de la Navidad, siendo más importante aún, si mantienes rutinas de ejercicios diarios. La Navidad te va a aportar menos tiempo y si tienes la suerte de disfrutar de vacaciones, sufrirás un cambio completo de tus rutinas.

Es importante tener cierta idea del tiempo que vamos a disfrutar en las Navidades e intentar organizar horarios y fechas ¡Lo agradecerás una vez que la Navidad te haya atrapado!

Haz ejercicios de Mantenimiento

Una de las cosas más difíciles de hacer cuando hay poco tiempo es seguir con la rutina de ejercicios planificada. Una vez que se es consciente de ello, hay que tomar cartas en el asunto. Así pues se puede optar programar rutinas de ejercicio de mantenimiento, de menos intensidad y tiempo. Salvarás la posible inactividad y no perderás condición física.

Ejercicios de calidad

Es preferible pequeñas sesiones de deporte relacionadas con  la resistencia.

Ejercicios en casa

Puedes convertir tu hogar en un improvisado gimnasio y realizar pequeñas prácticas de ejercicios: flexiones, sentadillas, dominadas… ¡Te sorprenderás lo que puedes llegar a hacer!

Pídele a Papa Noel algún complemento

Una buena forma es acudir a Papa Noel y pedirle esas zapatillas que tanto deseas, unas mancuernas para tu casa o un bici estática.. Con suerte podrás estrenarlas antes de lo que crees.

 

Share This