El objetivo de la práctica deportiva en este grupo de edad es conseguir la mayor autonomía posible en las tareas diarias y evitar enfermedades asociadas al sedentarismo, como las cardiovasculares y metabólicas, además de los beneficios psicológicos que aporta la sensación de bienestar tras la realización de ejercicio.

Dentro de toda la oferta deportiva, el Instituto Madrileño del Deporte (IMDER)recomienda aquella que favorece a varios factores:

– Que sea un ejercicio cíclico y repetitivo.

– Que sea de bajo impacto para que no sufran las articulaciones.

– Que suponga un reto moderado en cuanto a la intensidad de esfuerzo.

– Que contenga aspectos de trabajo tanto cardiovascular como muscular.

– Que suponga un aprendizaje técnico para desarrollar las tareas cognitivas.

– Es conveniente adaptar la intensidad y la cantidad de ejercicio al estado de forma física de cada persona siguiendo el principio de progresión acorde con las sensaciones tras el ejercicio.

La natación aporta muchos beneficios con poco riesgo

El Instituto Madrileño del Deporte recomienda, sobre todo, la práctica habitual de natación para adultos de más de 50 años. Lo aconseja por ser un deporte que reúne todas las condiciones anteriores y es una actividad que aporta muchos beneficios con poco riesgo.

1) Fortalece la musculatura, mejora la condición cardiovascular, aumenta la flexibilidad y alivia las molestias y dolores de espalda.

2) La ausencia de gravedad implica una disminución del peso que favorece la movilidad articular y minimiza la sensación de molestia, al tiempo que aumenta la posibilidad de realizar cualquier tipo de trabajo en un entorno seguro.

3) El Instituto Madrileño del Deporte es consciente de la importancia del deporte como instrumento para la mejora de la salud, tanto física como mental y social, en el mundo sedentario en el que vivimos actualmente.

4) La natación está también especialmente recomendada en esta edad porque es cuando empiezan a aparecer muchos cambios en la salud (menopausia, colesterol, cardiopatías, depresiones, dolores musculares, articulares, se gana peso, aumento de la presión arterial, etc.). Conviene que los ciudadanos conozcan y trabajen para minimizar esas dolencias. La natación ayuda a retrasar la aparición de todos estos síntomas y ayuda en su recuperación.

5) La natación tiene la ventaja fundamental frente a otros deportes de ser un deporte de bajo impacto lo que reduce la aparición de lesiones en las articulaciones más importantes y se recomienda para el tratamiento de dolencias y terapias de rehabilitación, en operaciones de cadera, espalda, rodillas, etc.

6) Nadar es, en definitiva, una de las prácticas deportivas que ayudan a sentirse mejor, no solo por los objetivos físicos que se pueden lograr, sino por la sensación de vitalidad y bienestar que genera en quienes la practican con asiduidad

En la actualidad, en el Centro M-86 que gestiona la Federación Madrileña de Natación, cuenta con más de 2.600 personas de más de 50 años, que acuden dos o tres días a la semana (algunos todos los días) a practicar la natación.

Participan en las diferentes actividades que se ofrecen: desde el nivel más básico de aprendizaje, pasando por el mantenimiento con distintos niveles, mantenimiento, gimnasia acuática, aquafitness… Les supone una mejora para su día a día, tanto físico como mental.

Un ejercicio alternativo al deporte: caminar

Otra práctica habitual de ejercicio que conduce a la sensación de encontrarse en plena forma es sencillamente caminar.

– En esta actividad, la meta es marcarse un ritmo de paso continuo y con cierta aceleración.

– No se trata de ir paseando, sino de caminar con un ritmo de zancada medio y medio/alto, y realizar al mismo tiempo un balanceo de los brazos a modo de impulso.

– Lo ideal es caminar diariamente una hora.

Share This
A %d blogueros les gusta esto: