La falta de horas de sueño tiene consecuencias en tu día a día. Estas son algunas de ellas: 

  1. Disminuye la atención. Nos encontramos con más dificultad para concentrarnos y realizar tareas que requieran de concentración. Esto se debe a que la actividad de las neuronas de la corteza prefrontal disminuye, de tal manera que nos es más difícil reconocer la información nueva en el entorno y de concentrar la atención en los acontecimientos importantes.
  2. Tienes hambre sin parar. Los científicos han demostrado que una jornada en blanco provoca que las neuronas del área del cerebro relacionada con el deseo de comer, la corteza cingulada, se activen con más intensidad de lo normal.
  3. Se altera tu reloj biológico. Una sola noche en vela es suficiente para que la actividad de los genes que controlan el reloj biológico de tus células se trastoque. Esos cambios epigenéticos afectan de inmediato al control de los niveles de azúcar en sangre tanto en el tejido graso como en los músculos. Y lo más preocupante es que eso incrementa el riesgo de padecer diabetes.
  4. Estás espídico. Tras la fiesta, los ojos están abiertos como platos por el aumento de dopamina, neurotransmisor que también ayuda a seguir motivados a pesar de la fatiga. Pero la cantidad segregada con el fin de compensar la falta de sueño no es suficiente para evitar los déficits cognitivos de quien no ha pegado ojo.
  5. Se altera la memoria. La formación de falsos recuerdos aumenta y la tendencia a incluir en nuestra descripción de unos hechos detalles erróneos se incrementa. Tan evidente es el efecto que, no es aconsejable escoger como testigos en un juicio a quienes presenciaron un crimen después de una día en vela.

Fuente: Muyinteresante

Share This