1. Autocuidado. Muchos consumidores se centran en el “autocuidado” y priorizan el tiempo y los esfuerzos dedicados a sí mismos. En el futuro más consumidores buscarán ingredientes, productos y combinaciones de alimentos y bebidas que brinden beneficios nutricionales, físicos o emocionales que mejoren sus prioridades de autocuidado”.

  2. Pensar global, comer local. En muchos países existe la tendencia cada vez más acusada de elaborar platos creados con ingredientes que se obtienen a poca distancia.

  3. Prosigue el boom de las proteínas vegetales y los postres veganos. Se trate de granos enteros, brotes, semillas e incluso algas, los principales observatorios de tendencias pronostican que las proteínas animales seguirán cediendo protagonismo a las vegetales.

  4. Beber agua en la comida y la cena gana posiciones. Los españoles vuelven a pedir agua cuando se sientan en la barra o en la mesa del bar. Las bebidas alcohólicas permanecen estancadas, especialmente las de más alta graduación.

  5. Mesa para uno. Los gourmets solitarios comienzan a ser legión. Si hace unos años abrió sus puertas en Amsterdam (Holanda) “Eenmaal”, el primer restaurante para personas que prefieren comer sin compañía y sumergirse en una “desconexión personal”, ahora comienza a convertirse en práctica generalizada en otros países.

  6. Comida sana en lugar de “dietas”. Mientras las dietas que excluyen alimentos están perdiendo popularidad, la demanda de comida sana se sigue incrementando por encima de los dos dígitos. En total, 7 de cada 10 compradores admiten sentirse más felices cuando compran alimentos que saben que son saludables.

  7. Más vegetales que nunca. Los alimentos vegetales continuarán escalando posiciones.

  8. Comer con los ojos. El consumidor busca cada vez más que la comida sea una experiencia sensorial. De ahí que demande productos que involucren los cinco sentidos y apelen a lo visual, al aroma o la textura.

  9. Trasparencia 2.0. Los consumidores quieren saber la historia real que se esconde detrás de su comida, y el camino que recorre un producto desde su origen hasta la tienda.

  10. Cartas de fusión. La creciente facilidad para conseguir ingredientes de cualquier rincón del planeta está llevando a que la gastronomía sea cada vez más mestiza.

  11. Nada se tira. El trashcooking o cocina de aprovechamiento (de cabo a rabo), especialmente en verduras, pero también en pescados y carnes poco cotizados, está poniendo a prueba los conocimientos y las técnicas de los mejores chefs para sacar platos exquisitos en los que todo se aprovecha y nada se tira.

  12. Emerge “la cuarta comida”. “No se trata de glotonería, sino de adaptar nuestros horarios de comidas a nuestras ocupadas vidas”.

Share This
A %d blogueros les gusta esto: